• Malifer

Los hombres no lloran

Podemos ayudar a romper los condicionamientos sociales.


Es común escuchar decir “los hombres no lloran” como signo de fortaleza y de actitud masculina. Incluso muchos padres alientan a sus hijos a secarse las lágrimas y evitar el llanto de sus pequeños.

La ciencia demuestra que las emociones reprimidas desencadenan síntomas clínicos que no son ni más ni menos la salida, el escape que hacen esas emociones a través del cuerpo.

En el hombre se considera un síntoma de debilidad, sin embargo en las mujeres es aceptado y hasta esperado.

Cuando un grupo de hombres se reúne, beben, comen, juegan a la Play, al truco, hablan del trabajo, de mujeres, pero es muy difícil ver a un grupo de hombres desnudando el alma, mostrando sus sentimientos en carne viva, siendo vulnerables.

Nosotras en cambio, cuando nos reunimos hablamos de todos y cada uno de nuestros problemas, con la pareja, con nuestros hijos, con el trabajo, de alguna complicación de salud. Y con eso aunamos fuerzas, no nos sentimos solas, compartimos experiencias, nos damos cuenta que no somos las únicas que pasamos por ciertas situaciones y que hay soluciones posibles.

Cuando vemos llorar a un hombre nos enternecemos mucho más que cuando vemos a una mujer, sencillamente porque no es común verlos así.

Es importante tener en cuenta que el llorar o deprimirse no es una cuestión de géneros, simplemente es humano.

La concepción de que un hombre que llora pierde algo de su hombría ha causado un gran daño en la mente de muchos niños que luego, como hombres, no han podido canalizar sanamente su tristeza. Esta luego se ha transformado en autoestima baja, pérdida de interés por actividades placenteras, apatía hacia el sexo, agresividad, alcoholismo, etc.

Todas como mujeres sabemos que el llanto es sanador, que la tristeza expresada muy lejos de debilitarnos nos fortalece. Podemos mostrar qué sentimos, que nos pasa y eso nos hace ver auténticas, transparentes y sobre todo saber que luego de la tormenta siempre, pero siempre siempre, sale el sol, y que hemos superado un dolor más, un escollo más de la vida.

Amigas, mostremos a nuestros hijos lo maravilloso de expresar lo que sentimos. Ayudemos a nuestros maridos, hermanos, amigos a superar los condicionamientos sociales. Si antes los hombres no se besaban y hoy pueden hacerlo naturalmente, también pueden mostrarse tristes y derribar mitos ancestrales. Llorar libera el stress, es el primer paso para superar el dolor, las lágrimas nos ayudan a conectar con otros.

Muchos creen que somos seres racionales, pero no, somos seres emocionales que razonan.

32 vistas

© 2023 by Lovely Little Things. Proudly created with Wix.com

UNITE A LA LISTA DE CORREOS!

  • Black Facebook Icon
  • Black Instagram Icon