• Malifer

Mi cuerpo cambió y no volverá a ser el de antes



Seguramente muchas de Uds. hayan pasado por esa desagradable sensación de que aquel vestido que amábamos ya no nos queda como antes o simplemente ya no nos queda. Esto tiene una explicación ligada a la edad que atravesamos.

Una vez que pasamos los 40 años la figura cambia y la grasa corporal aumenta de un 25% aproximadamente que se tiene a los 20 años a un 33%.

A los 50 años este porcentaje aumentará a un 42%. Esto implicará que muchas mujeres aumenten el peso que tenían habitualmente y que el intento en bajarlo sea mucho más difícil. En otras el cambio se centrará en la distribución de la grasa corporal con un aumento en el componente adiposo en las mamas, así como un cambio en el tamaño.

¿Qué es lo que hacemos en general? Además de echarle la culpa al lavarropas/secarropas que nos “encoje” las prendas o a que estamos hinchadas por la cerveza que nos tomamos la noche anterior… tenemos que modificar nuestro vestuario, que se verá obligado a variar la vestimenta o a aumentar los talles que usábamos.

Estas alteraciones están asociados al déficit de estrógenos que vienen con la menopausia, pero si todavía no has llegado a ella te aliento a que observes cuidados y tratamientos preventivos, es decir, al iniciarse la cuarta década.

Algunos de ellos están asociados a seguir consejos dietéticos y nutricionales para evitar la ganancia de peso, es decir, adecuar la ingesta al gasto metabólico de reposo.

Evitar hábitos tóxicos como el tabaco y el alcohol te ayudará a que tu piel se vea más tersa y humectada y a no descuidar los factores de riesgo cardiovascular, así como a no retener tejido adiposo.

Encontrar técnicas de relajación te ayudará a controlar el stress y manejar la ansiedad que puede llevarte a ingerir alimentos a deshoras y con contenido graso o azúcares en exceso.

En próximas publicaciones trataremos en específico la nutrición ideal a partir de los 40 años de la mano de una profesional en el tema. ¡No te lo pierdas!

Mientras tanto te propongo algunos tips para que las prendas que utilices te hagan ver bien, igualmente sexy y con mayor seguridad al momento de lucirlas.

Colores oscuros: Usá colores oscuros para disimular las caderas o piernas anchas. Fundamental el uso de telas lisas en vez de estampadas.

Telas livianas: Despidámonos de las telas como la lycra o el látex. En vez de esas usemos telas de algodón, crepe, seda.

Prendas ligeras: Elige atuendos que no marquen tus curvas, con un corte recto, pero que no dejes de verte sensual.

Hombros al descubierto: Los vestidos o blusas con los hombros desnudos llevan la atención a la parte superior haciéndote ver además muy atractiva

Polleras acampanadas: Disimulan las curvas y remarcan la cintura. Si te animas podés usar transparencias con una pollera forrada hasta por arriba de las rodillas y que la tela con transparencia y movimiento sugiera, por arriba de la de abajo.

El humor es la clave, sin descuidar la salud y lo más importante de todos estos tips es tener claro que la belleza en la que centras toda la atención es tu actitud, tu sonrisa y las ganas que le ponés a vivir plenamente esta etapa de la vida.
45 vistas

© 2023 by Lovely Little Things. Proudly created with Wix.com

UNITE A LA LISTA DE CORREOS!

  • Black Facebook Icon
  • Black Instagram Icon