• Malifer

Mi pareja viene con combo


Si buscamos en el diccionario la palabra ensamblar, encontramos: Unir varios elementos de

manera que ajusten entre sí perfectamente, haciendo que parte de uno entre en otro.

Pero si bien en el diccionario parece muy fácil en la vida real no es tan así. Esta es una fuerte

apuesta a la familia que requiere adultez y madurez, ya que no cualquier familia ensambla. Hay que saber que conflictos van a haber. Los números nos muestran que en estas latitudes las parejas ensambladas crecieron más del 50% en los últimos años. El 88% son personas menores de 50 años lo que explica la reincidencia, ya que vivir en pareja sigue siendo la opción más elegida.

A partir de los 40 años nos replanteamos muchas cosas, incluida la idea de si estamos en el

lugar y con quien queremos estar. Paralelamente se sabe que el matrimonio ya no se percibe como un proyecto para toda la vida. La idea de que las parejas se separen, aunque tengan hijos, ya no está mal vista como en décadas atrás.

Lo importante de esta nueva etapa es no tener un pensamiento ingenuo de que “esta vez no voy a fracasar” porque para empezar las lecciones que aprendemos en la vida no son un fracaso sino un aprendizaje y además este proyecto tiene una complejidad de configuraciones y multiplicidad de lazos que es importante cuidar y trabajar día a día.

Los nuevos vínculos familiares son nuevas oportunidades de hacer bien lo que tal vez pudimos haber hecho mal con nuestros propios hijos.

Es la chance de ser padres cómplices, comprensivos, sin querer ocupar un lugar que no nos

pertenece, pero con el cariño y la dedicación de los que lo son verdaderamente.

Es la posibilidad de darle hermanos a los hijos únicos y armar esa gran familia que en una

primera instancia no fue posible lograr.

Es tener el poder de aflojar una tensión entre padre-hijo que es posible como mediador,

pudiendo ver las circunstancias con mayor objetividad.

A mi entender, lo destacable de esta coyuntura es el coraje de volver a vivir el amor y la

familia, sin el temor a que algo salga mal. La vida nos ofrece cambios permanentes que nos

llevan muchas veces a modificar nuestro status y no por eso implica un fallo, sino una

enseñanza.

Amen los combos amigas, tanto como el del fast food. Atrévanse, con los cuidados y recaudos que hagan falta, con la consulta en familia antes de tomar decisiones importantes, pero con la convicción que es posible un nuevo amanecer en nuestras vidas.
36 vistas

© 2023 by Lovely Little Things. Proudly created with Wix.com

UNITE A LA LISTA DE CORREOS!

  • Black Facebook Icon
  • Black Instagram Icon