• Malifer

Tiempos de Reflexión



La pandemia nos ha cambiado los planes. El mundo corría como loco y no lo podíamos parar, aún cuando lo necesitábamos.

Siempre digo que todas las cosas suceden por algún motivo. Esta vez no fue una enseñanza sino una master class mundial que nos llega en un momento en que el planeta nos pide a gritos un cambio, la sociedad está dañada y la cura tiene que venir por un cambio de la mano de todos.

En pocos días de encierro el planeta está más limpio, vuelven a aparecer animales y las aguas se ven más claras.

La plaga nos habla de higiene y de contacto familiar. Es hora también de limpiar nuestro interior, de ver lo verdaderamente importante, lo esencial.

La vida aparece como lo más preciado y lo material pierde importancia. Y aunque las marcas piensan en cómo llegarle a la gente, espero que en ese tiempo, que antes no teníamos, encontremos también las fisuras a reparar en nuestro interior.

La vida corría vertiginosa y ocultábamos en las obligaciones los miedos, la incomodidad, las culpas, la miseria humana.

Hoy nos sobra el tiempo y aparece la creatividad, la solidaridad, la tolerancia y espero que con el paso de los días también aparezca la valentía para iniciar conversaciones postergadas, encarar situaciones disfrazadas, afrontar responsabilidades delegadas y mirarse al espejo sin maquillaje, a cara lavada, tal cual somos y sentimos.

El desafío más grande es reconocer, reconocernos y actuar en consecuencia. Salir de nosotros mismos y encontrar la cura del otro y con ello la nuestra.

Me he preguntado varias veces que puedo hacer para ayudar. Un reto difícil cuando se nos pide estar en nuestras casas.

Hacía tiempo que no escribía y pensé que hacerlas pensar en confrontar esos sentimientos adormecidos era una manera de ayudar también.

Con que una sola intente un acercamiento con quien estaba alejada, un sinceramiento con quien tenía una relación hipócrita, profundizar en un tema que duele pero que la incertidumbre y la no concreción hieren y distancian, me alcanza para sentirse un poco satisfecha.

Pero como la vida es un lienzo de claro-oscuros, también es tiempo de divertirse, jugar con los chicos y con los grandes, ver comedias y generar buenos momentos, hacer videos en tik-tok, y reírse de uno mismo y darnos cuenta que somos capaces de salir de la seriedad y la oscuridad que nos imponen los tiempos actuales, sin restarle la importancia y la responsabilidad que requieren.

Es tiempo de adaptarnos, es tiempo de tender una mano, es tiempo de vernos como hermanos y de pensar en lo que pueden necesitar los que menos tienen. Y en estos últimos no solo me refiero a lo material.

Las crisis no solo tienen un comienzo y un final, también son oportunidades para salir de un lugar en el que estábamos atascados.


69 vistas1 comentario

© 2023 by Lovely Little Things. Proudly created with Wix.com

UNITE A LA LISTA DE CORREOS!

  • Black Facebook Icon
  • Black Instagram Icon